CIUDAD DE ZARAGOZA: MENOS ALUMNADO Y MÁS RATIOS


Los datos manejados en la Comisión de Escolarización de la ciudad de Zaragoza, celebrada el 20 de mayo, indican una pirámide poblacional que se estrecha por su base en términos generales, con una natalidad desigualmente repartida por barrios, y con una respuesta de la administración a la medida de la educación concertada y de la reducción de la inversión en educación.

La margen izquierda pierde alumnado, mientras la zona sur de la ciudad es incapaz de absorber la demanda de nuevo alumnado de tres años en muchos centros. La solución dada por la administración ha sido aumentar las ratios en estos barrios, y no las vías, salvo una única excepción donde materialmente era inviable acomodar el alumnado sin aumentar una vía, pese al aumento de ratios.

El aumento de las ratios como solución lanza un aviso para el próximo curso: no se invertirá más dinero –si acaso menos- para nuevas contrataciones conducentes a la disminución de ratios, ni tan siquiera como respuesta a la pandemia generada por el nuevo coronavirus. Todo apunta a que se optará por la chapuza de simultanear enseñanza presencial con la educación a distancia, sin aumentar el número de personal.

 La red privada-concertada en el conjunto de la ciudad mantiene, por el momento, una sobreoferta de casi 300 plazas –no han sido ni solicitadas-, lo que no tiene ningún sentido con centros públicos con aulas vacías en todos los barrios, salvo en lo de la zona sur.

Desde STEA-Intersindical, una vez más, denunciamos que el mantenimiento de tres redes (pública, privada y privada-concertada) es una anomalía de nuestro sistema de enseñanza. La norma en los países de nuestro entorno es que solamente existan dos: la pública y la privada sin subvención alguna. Aprovechamos la ocasión para exigir que el dinero público vaya sólo a la educación pública.