SIN VACUNAR POR INEFICIENCIA POLÍTICA


EN MAYO TODAVÍA NO SE HA VACUNADO A TODO EL PERSONAL DEL CENTRO DE EDUCACIÓN ESPECIAL “SEGEDA”

Se dan abundantes situaciones de ineficiencia en la gestión política de la vacunación: ¿qué solución se da a los vacunados con AstraZeneca?, ¿qué pasó con el orden de prioridad en la vacunación dentro del colectivo docente, donde no se respetaron los protocolos que dio la propia administración?, ¿qué pasa con los miembros de los tribunales a los que no se ha vacunado?, ¿qué pasa con los residentes en otras comunidades que prestan servicio en Aragón y a los que no se vacuna por no estar empadronados en nuestra comunidad?. Son preguntas a las que no se está dando respuesta.

Hoy centramos nuestra atención en denunciar una situación muy grave. Nuestra afiliación en el Centro de Educación Especial “Segeda” (Calatayud) nos ha transmitido que actualmente un trabajador y tres trabajadoras se encuentran de baja por haber contraído la COVID-19.

La semana pasada cinco aulas de dicho centro permanecieron cerradas por contagios entre su alumnado, que recordamos no está obligado a llevar mascarillas y que dadas sus características tampoco cabe esperar mantengan la distancia social.

Desde STEA-i denunciamos los siguientes hechos:

  • El 78 % de la plantilla ha sufrido la COVID-19 desde el comienzo de curso. El dato anterior demuestra que el riesgo en los centros de educación especial es muy elevado, razón por la que resulta todavía más incomprensible la falta de vacunación de este personal esencial.
  • Entre los cuatro trabajadores de baja solamente uno había sido vacunado, a pesar de trabajar en un Centro de Educación Especial, donde el alumnado no lleva mascarillas y donde el contacto físico es muy frecuente.
  • De los cuatro trabajadores de baja, el compañero vacunado presenta síntomas leves, otra compañera síntomas moderados y dos compañeras un cuadro grave que ha requerido su hospitalización.
  • Las tres trabajadoras no vacunadas no ha sido por decisión propia, sino por la mala coordinación entre el Departamento de Educación y el de Sanidad.
  • Dos compañeras son Auxiliares de Educación Especial, que a pesar de tener un contacto directo con el alumnado no fueron vacunadas en la primera tanda de trabajadores esenciales por problemas de coordinación entre el Departamento de Educación y el de Sanidad. Posteriormente, la paralización de la vacunación con AstraZeneca les afectó y tras su reanudación con Pfizer o Moderna, a pesar de prestar servicio en un Centro de Educación Especial, todavía no han sido vacunadas.
  • El segundo cuadro grave corresponde a una compañera maestra, está hospitalizada. No fue vacunada a pesar de ser una trabajadora esencial por tener fijada su residencia en la limítrofe provincia de Soria. La burocratización del proceso, al exigírsele la tarjeta sanitaria aragonesa como desplazada, ha facilitado su contagio sin vacunación previa en un Centro de Educación Especial. El virus no entiende ni de límites provinciales, ni autonómicos. Es una situación que se repite en los centros de las comarcas limítrofes con otras comunidades.

Desde STEA-i consideramos vergonzoso que la burocratización del proceso de vacunación entre el Departamento de Educación y el de Sanidad haya llevado a la situación denunciada, una situación muy grave por ser trabajadoras y trabajadores esenciales y  todavía más tratándose de un Centro de Educción Especial.

¡Compártelo!

Afíliate. ¡Vente para ser mejores!

Confederaciones

Calendario Co-educativo

Revistas Confederación Intersindical

Web Anterior

LOMLOE, Una ley a mejorar

Se parte ACTIVA del Sindicato.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad