CURSO 2020/21: EL PROFESORADO COMO CARNE DE CAÑÓN


Hoy, 25 de junio, a través de una videoconferencia, se ha presentado a los sindicatos el borrador de la orden que regulará los planes de contingencia de los centros educativos. La conclusión a la que hemos llegado desde STEA-i es que si en primavera el colectivo profesional que fue “carne de cañón” lo encontramos en el personal sanitario en otoño el profesorado les tomara el relevo. Bajo el cartel ofrecemos todo el resumen.

Hoy, 25 de junio, a través de una videoconferencia, se ha presentado a los sindicatos el borrador de la orden que regulará los planes de contingencia de los centros educativos. La conclusión a la que hemos llegado desde STEA-i es que si en primavera el colectivo profesional que fue “carne de cañón” lo encontramos en el personal sanitario en otoño el profesorado les tomara el relevo.

SALVESE QUÍEN PUEDA:

El Ministerio de Educación se ha lavado las manos dejando en manos de las CC.AA. las decisiones más delicadas respecto a los planes de contingencia. Tras elaborar junto al Ministerio de Sanidad unas “Medidas de Prevención para el Curso 2020-2021” (adjuntamos archivo PDF) deja en manos de las CC.AA. los aspectos más relevantes, adjuntamos otro archivo PDF con la valoración de la Confederación de STEs. Por su parte el borrador de orden que regulará el próximo curso en Aragón en los aspectos relacionados con la pandemia del COVID-19 establece que cada equipo directivo elabora su propio “Plan de Contingencia” dentro de un marco general establecido por la propia orden. Eso no es respetar la “autonomía de centro”, es pasar la “patata caliente” a los mismos.

LA ORDEN ARAGONESA:

Antes de la videoconferencia de hoy, la administración ya había adelantado el asunto, con mayor o menor grado de concreción, en entrevistas al consejero publicadas por la prensa, o ante asociaciones de equipos directivos. Con la representación del profesorado ha sido hoy.

En el BOA del 20 de junio se público la Orden 19 del Departamento de Sanidad que establece las medidas generales en nuestro territorio y que cada departamento debe de adaptar a su realidad concreta. No deja de ser un desarrollo anclado en la normativa estatal, concretamente en el RDL 21/2020. En educación será una orden del consejero la que regule la situación. Hoy su borrador se ha sometido a la consideración de los cinco sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de Educación, hacemos constar que no se había hecho entrega del borrador a las centrales sindicales.

El borrador establece que en infantil y los dos primeros cursos de primaria se “crearán grupos de convivencia estable”, donde no será necesario el uso de mascarillas dentro de las aulas, al estar aislados del resto del alumnado. Cuando salgan del aula si las tendrán que utilizar. En los demás casos el uso de mascarillas será obligatorio, salvo que se pueda mantener un metro y medio de distancia social dentro del aula, en los demás espacios será necesario el uso de mascarilla, salvo en el comedor, donde se organizará el espacio y los turnos para garantizar la distancia social mínima entre los comensales.

Todo lo anterior se complementará con medidas organizativas para escalonar la entrada y salida a los centros, turnos en los recreos, circuitos de desplazamiento señalizados en el interior etc. Además se recomendará la no utilización de aulas o talleres donde roten los diferentes grupos –la idea es fijar a cada grupo a su aula de referencia-, nos referimos a espacios como aulas de música, aula-taller de tecnología o de los ciclos de FP, gimnasio, biblioteca, etc., al menos durante el primer trimestre. La razón es que sin más personal de limpieza no se puede garantizar una limpieza integral entre el uso de un grupo y otro. Esos espacios, normalmente amplios, podrán asignase como aula de referencia para grupos especialmente numerosos. En la orden aparecerá como recomendación, pero los equipos directivos podrán decidir hacer el uso tradicional de dichos espacios. Podemos preguntarnos, ¿bajo la responsabilidad de quién?.

TRES ESCENARIOS PARA EL PROXIMO CURSO:

Según evolucione la pandemia la orden contemplará tres posibles escenarios: “nueva normalidad”, “confinamiento de alumnado concreto o de algún grupo aislado”, “confinamiento de un centro, varios o todos de Aragón”. Vamos por partes.

1.- La Nueva Normalidad: A grandes rasgos se corresponde con lo ya dicho en el apartado anterior. Las medidas concretas se desarrollarán en el Anexo I de la Orden.

2.- Confinamiento de Alumnado Concreto o de Algún Grupo o Grupos de un Centro: De darse algún caso de infección en alumnas o alumnos concretos o en sus familiares se someterán a una cuarentena de 14 días. Lo mismo ocurrirá si existe sospecha y también entre el profesorado o PAS. Si la autoridad sanitaria a la que se comunique la situación tras realizar el estudio de trazabilidad del posible contagio lo determina se podrá confinar a un grupo o varios grupos del mismo centro durante 14 días. En ese caso el profesorado simultanearía la enseñanza presencial con el teletrabajo con el grupo o grupos confinados.

3.- Cierre de un Centro, Varios o Todos de Aragón: De estimarlo pertinente la autoridad sanitaria podrá confinar y ordenar el cierre de algún centro en su totalidad, por existir múltiples contagios o no existir una certeza clara en la cadena de posibles contagios. Esto mismo podría ocurrir en centros de diferentes ámbitos territoriales: un municipio con rebrote de COVID-19, comarca, barrio o incluso todo Aragón, según consideraciones de salud pública determinadas por las autoridades sanitarias. En esos casos y ámbitos se volvería a la enseñanza a distancia que ha caracterizado el presente curso desde mitad de marzo.

Desde STEA-i hemos defendido, para minimizar el trasiego de alumnado y familias, la implantación de la jornada continúa en todos los centros el próximo curso.

PLANES DE CONTINGENICA A COSTE CERO:

Desde STEA-i consideramos que el presidente Lambán tras sus lamentables declaraciones, ha vuelto a perder una oportunidad de reconciliarse con el profesorado aragonés. Es evidente que el Departamento está planificando el próximo curso sin asumir en ningún momento ni la posibilidad de reducir ratios, ni de contratar más profesorado. Incluso algunos centros están denunciando un recorte en los cupos para el próximo curso.

Ya denunciamos que el “Plan de Refuerzo” se quedaba cojo de no incrementarse el presupuesto en educación, bajar ratios y contratar más personal. Volvemos a encontrarnos otra vez con lo mismo.

LA QUIMERA DE AISLAR Y REALIZAR LA TRAZABILIDAD:

Renunciando a la herramienta más eficaz para reducir el riesgo de contagio, bajar las ratios,  los planes de contingencia elaborados por cada centro –tienen de tiempo hasta el 30 de septiembre y supondrá una sobrecarga de trabajo para unos equipos directivos ya muy saturados-, en caso de darse un rebrote en el entorno social de los centros, podrán en el mejor de los casos retrasar la expansión de la pandemia pero no paralizarla.

En ese contexto, los centros educativos serán un caldo de cultivo tan propicio al coronavirus como lo han sido las residencias de ancianos, convirtiendo en carne de cañón al personal docente, PAS y alumnado. Tan pronto se detecten casos masivos, las autoridades sanitarias procederán al cierre de un centro concreto o los de un área determinada, volviendo a la enseñanza a distancia.

Respecto al teletrabajo, desde STEA-i hemos exigido a la administración que el próximo curso o bien proporcione equipos y conexiones a quienes lo realicen o pague un complemento salarial por la puesta a disposición de los medios personales, dado que no es algo sobrevenido como en marzo, es una situación que es más que previsible.

NO HAY DINERO PARA EDUCACIÓN, PERO SÍ PARA EL SECTOR DEL AUTOMÓVIL O EL TURÍSTICO:

Por otro lado, de los 400 millones con los que el Gobierno central compensara a nuestra comunidad por los gastos extras en sanidad y educación, desde STEA-i hemos planteado que se usen para contratar más personal. Por el momento, no saben la distribución de esa cantidad entre educación y sanidad como será.

De todo lo expuesto hasta ahora puede deducirse que esta nueva situación exige un mayor aporte económico a la educación pública, como defiende la nota de prensa de la Confederación de STEs que adjuntamos, que resalta que la educación pública va a recibir menos dinero para refuerzos que lo presupuestado para el sector del automóvil o turismo, en el primer caso duplica lo presupuestado para educación y en segundo lo triplica. La educación pública no es prioritaria, invertir en educación da resultados en el largo plazo,  pero si queremos una sociedad más justa y un futuro prometedor no podemos asfixiarla económicamente.

Finalizamos nuestra valoración, aconsejando más prudencia al presidente de Aragón al realizar declaraciones sobre la organización del próximo curso, al cuestionar el distanciamiento mínimo o la “inviabilidad” de ciertas medidas por su coste económico. No podemos actuar como si no hubiera pasado nada estos meses y proclamar la normalidad para el próximo curso, pues corremos el riesgo de contribuir a generar nuevas situaciones de contagio. Tenemos un presidente y un consejero cada día más impopulares, que el horizonte de las elecciones autonómicas este lejos no es excusa para rectificar.

Hazte fuerte: Afíliate

¡Síguenos!

Confederaciones

Calendario

Web Anterior

Revistas Confederación Intersindical