GRACIAS: por movilizaros en la defensa de los servicios públicos


Desde STEA-i mostramos nuestra satisfacción por la movilización de la ciudanía el sábado 20 de junio en defensa de la sanidad pública, y contra la construcción de un macrohospital privado en la ciudad de Zaragoza, a quiénes acudieron queremos darles las gracias.

Educación, sanidad, prestaciones de la seguridad social (pensiones, desempleo, viudedad, etc.), junto a los servicios sociales constituyen los pilares del Estado de Bienestar de cualquier sociedad desarrollada, donde la riqueza generada se pone al servicio de sus habitantes.

Desde los años ochenta el “neoliberalismo” ha deslegitimado el Estado de Bienestar y reclamado el pase al sector privado de esos servicios públicos, convirtiéndolos en negocio privado.

En Madrid bajo Esperanza Aguirre o la Valencia de Zaplana, se expandieron los hospitales privados a los que pronto se trasfirieron recursos públicos mediante “conciertos” para disminuir las listas de espera, hasta convertir los conciertos en la principal fuente de financiación de las empresas sanitarias privadas.

El tamaño de la ciudad de Zaragoza ha puesto en el punto de mira a este tipo de empresas, que pretenden construir un hospital en la zona donde ya existen dos (“Miguel Servet” y “Lozano Blesa”), cuando desde el punto de vista de la planificación sanitaria un nuevo hospital sería más lógico construirlo en la margen izquierda de la ciudad, por disponer de infraestructuras hospitalarias más escasas (el “Royo Villanova”, un hospital de pequeño tamaño). ¿Qué ha motivado al grupo empresarial a solicitar la compra al ayuntamiento de una parcela en la avenida Gómez Laguna? es una zona con una clientela potencial clara, por residir familias con rentas altas en ese entorno. No existe vocación de servicio público, se busca el lucro sin más. El ayuntamiento –dominado por la coalición entre PP, Cs y Vox- ha allanado el camino a la construcción del primer gran centro sanitario privado en Zaragoza.

En los próximos meses es previsible que sea necesario salir a la calle en defensa de los pilares del Estado del Bienestar, ante nuevos ataques –incluidos a la Educación-. La manifestación del sábado fue un ejemplo de civismo y de adaptación a la “nueva normalidad”, donde será necesario que las protestas se adapten a convivir con la pandemia del coronavirus. El uso de mascarilla fue obligatorio, y quiénes se manifestaron fueron ordenados en tres columnas mediante el uso de cordeles con nudos para fijar la posición de cada persona, compatibilizándose el derecho de manifestación con el de proteger la salud pública, lo que exigió un gran esfuerzo de planificación y organización por parte de las entidades convocantes, incluída nuestra Intersindical (ISTA). Queremos dar las gracias de nuevo, no solamente por participar, sino también por el civismo de que hizo gala.

A continuación os ofrecemos algunas fotografías de la manifestación.

Hazte fuerte: Afíliate

¡Síguenos!

Confederaciones

Calendario

Web Anterior

Revistas Confederación Intersindical