PROFESORADO TÉCNICO DE FP Y LEY CELAÁ: una mala solución a su problemática.


En los últimos años el profesorado del cuerpo de Profesoras/es Técnicos de Formación Profesional (PTFP) ha protagonizado una campaña de lucha por sus legítimos derechos bajo el principio de “a igual trabajo, igual salario y condiciones laborales”.

El profesorado del cuerpo de PTFP ha logrado un importante nivel de movilización exigiendo igualarse al Profesorado de Secundaria de FP (PSFP) ante el mismo trabajo, o la posibilidad de poder acceder a las jefaturas de departamento que actualmente tiene vetada en algunas comunidades autónomas, caso de Aragón.

El debate de la nueva Ley de Educación había levantado unas expectativas que la letra pequeña ha ido disipando. La divisa del “divide y vencerás” ha sido puesta en marcha por los grupos parlamentarios que en teoría iban a brindar apoyo a las legítimas reivindicaciones del colectivo.

Por un lado, el Ministerio no regulará el acceso, ni la equiparación salarial con el Cuerpo de PSFP aún, pasando ambos a formar parte del mismo cuerpo de Profesorado de Formación Profesional, dejando en manos de las comunidades autónomas hacerla o no y a diferente ritmo.

Otra objeción estriba en la división del colectivo entre quienes disponen de la titulación de licenciatura/grado, diplomatura y maestría/FP2/Grado Superior. Facilitando la incorporación de los primeros al cuerpo de PSFP, con una prueba todavía por definir y marginando al resto. También se da un claro desprecio a la incorporación a la docencia de profesorado proveniente de la propia FP, lo que supone una apuesta por una FP más teórica y más alejada a las destrezas profesionales propias de cada profesión u oficio, es decir una FP de menos calidad. Supone una apuesta por convertir los centros en expedidores de títulos, pero no de cualificaciones profesionales dignas de tal nombre.

Otra idea que se desarrolla en el borrador de la ley es la extinción del cuerpo de PTFP. En caso de no cumplir los requisitos de titulación para acceder al de PFP, quienes queden atrapados en el “cuerpo a extinguir” verán seriamente condicionados sus derechos en cuestiones tales como los concursos de traslados. No digamos ya en el caso del profesorado interino que forme parte de listas del cuerpo de PTFP, que se podrán ver en la calle, o en el mejor de los casos, relegados a un puesto de “Profesor Especialista”, con contrato por horas y condiciones laborales mucho peores.

Desde STEA-i, consideramos que es necesario salvar a todo el colectivo PTFP implementando las soluciones que procedan, con una adscripción directa, sin dejar en la cuneta a nadie, ya sea por ejercer su labor en comunidades con más o menos capacidad económica para nivelar sus salarios con el cuerpo de PS, por cuestión de titulación, por ser profesorado de carrera o interino. En otras ocasiones donde se han dado este tipo de situaciones –recordamos a los maestros que dan clases en los IES, tras pasar el alumnado de 12 años de las escuelas a los institutos, antes era a los 14 años- se han buscado soluciones de “tabla rasa” donde nadie ha salido perjudicado por cambiar las reglas de juego.

Finalmente, recordamos que uno de los principios de nuestra Confederación de STEs, es el cuerpo único de docente, y seguiremos defendiendo nuestra apuesta hasta que lo consigamos. Ahora nos queda aprovechar la tramitación en el Senado de la Ley, así como influir en su desarrollo reglamentario posterior en reales decretos, donde se tomaran decisiones importantes para el PTFP, dado que  el desarrollo reglamentario puede tomar formas diversas.

Adjuntamos el comunicado en archivo PDF para facilitar su impresión.

¡Compártelo!

Hazte fuerte: Afíliate

Confederaciones

Calendario Co-educativo

Revistas Confederación Intersindical

Web Anterior

In memorian. Audios para animar el confinamiento

LOMLOE.

¡Síguenos!